Afiliados Hermanos
0 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro.
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33

Un pasado que no perdona [Quest de Autoperfeccionamiento Sargas]

Ir abajo

Un pasado que no perdona [Quest de Autoperfeccionamiento Sargas]

Mensaje por Lilith Du Lioncourt el Sáb Jul 13, 2013 3:49 am


Un pasado que no perdona

   
   
   




CARTA A SARGAS
Sargas:
Si encuentras esta carta en la nave (y espero sinceramente a que la encuentres) comprenderás de inmediato que he quebrantado tus reglas.

Sé que Yknáserüm está vedado incluso para los mismos Virus que han salido de la nave, y que estas dispuesto a destruir a quien se aventure a ir allí, incluso si fuera alguien como yo, alguien importante del pasado.

Pero por favor, antes de que vengas por mí, te ruego que leas estas líneas.

¿Cuánto crees que ha pasado? ¿Días, Semanas, Meses, Años?... No, han pasado mucho más tiempo, han pasado siglos, de los cuales me he visto en las condiciones más deplorables gracias a ti, mi tripulación, se ha reducido a una quinta parte de lo que era realmente, y tu insolencia y egoísmo, rayo en la estupidez, de la cual en estos momento odio como no tienes idea.

Supongo que en estos momentos debes estar apretando con ira esta hoja de papel, has de pensar que soy una simple Virus que no tiene ni la menor idea de lo que está hablando, pero te equivocas, sé eso y mucho más.

Aquella expedición que mandaste a hacer al sol, fue tu idea más estúpida, y lo fue, por que a pesar que te funciono perfectamente para quitarme del camino y tomar el liderazgo de la nave, no te liberó totalmente de mi, y si crees que a duras penas y puedo mantenerme de pie, estas equivocado.

Tu seguridad no va a salvarte esta vez, no olvides quien es realmente la líder, Sargas. Bien, con tus poderes telepáticos no te contará trabajo encontrarme, y espero que así lo harás, realmente deseo volver a verte y divertirme contigo, como aquellas noches placenteras en las que jugábamos a ser dos amantes sin amor, pero esta vez no abra caricias, si sabes a lo que me refiero…
Estaré esperándote, mi querido Sargas…

Atte. S … Ya sabrás quien soy cuando me veas, aunque si tu atrofiada mente logró recordarme antes, supongo que eso puedes considerarlo un progreso para ti.


LILITH

Las horas habían pasado, y para Lilith, estar perdida en esa ciudad abandonada era preocupante, no estaba en malas condiciones, de hecho, no parecía ser una antigua ciudad, ni que hubiera una guerra antes de ser abandonada, pero lo que más le intrigaba, era conocer la razón por la cual los habitantes de esa ciudad, habían escapado, no tenía la menor idea de que encontraba, justo debajo de la base de los Virus.

Había realizado otro largo viaje en busca de más información sobre Fausto, sin éxito alguno, y se encontraba rondando por estos lugares tan desolados, perdiéndose cada vez más, hasta sentir incluso la necesidad de llamar para pedir auxilio, sacando un móvil pequeño, no sé veía muy avanzado, y realmente no lo era, simplemente sería usado para llamadas emergentes, no necesitaba más cosas, y a mitad de tantas guerras, quizás lo más indicado es no llevar tanta tecnología cargando para no ser detectada, pero esta ocasión, la situación ameritaba el uso de ese móvil para salir de ahí.

Apretó los botones correctos, y colocaba el auricular cerca de su oído, pero lo único que escuchaba, era el insistente sonido que indicaba que la llamada no conectaba. Así lo intento varias veces hasta que se cansó y decidió seguir por su propia cuenta sin requerir ayuda, realmente su cuerpo sentía con claridad un alto campo electromagnético alrededor, pero no se imaginaba lo que podía llegar a ser.

Miro la hora, era demasiado tarde, posiblemente lo que debería estar haciendo era buscar un lugar para dormir, pues aunque pudiera encontrar de nuevo el camino a casa, ya no podría regresar, resignada, comenzó a divagar por la abandonada ciudad, buscando un lugar donde refugiarse de la noche fría que se avecinaba.

Master: Muy bien, ya que pediste un autoperfeccionamiento de habilidades, vamos a trabajar con ellas desde ahora, el objetivo de esto es que todos los obstáculos que se presenten en esta quest, sean solucionados mediante tus propias habilidades, si sientes que es innecesario usarlas en determinado momento, también puedes no usarlas, lo importante de esta quest no es tanto que las utilices siempre, si no que aprendas a manejarlas en diversas circunstancias, y eso implica también el saber cuando no usarlas.

Por el momento lo que te pediré serán los siguientes puntos:

1.- Tus post no sean menores de 20 líneas (más de la mitad de una hoja de Word, para que tomes de referencia la cantidad) recordando que obviamente lo que busco es la calidad del post, no la cantidad.
2.- La lectura de la primera carta debe ser incluida, desde como la encontraste, hasta tu reacción hacia la carta, como trabajamos una persona misteriosa, no es necesario que manejes que la recuerdas, lo importante es que tu post comience con la lectura de la carta.
3.- Después de eso, buscarás a mi personaje, el cual será Lilith, no un NPC, cualquier cosa que quieras saber de ella, tengo mi ficha disponible o puedes consultarme vía MP o Chat.
4.- Si puedes manejar desde el principio algunas de tus habilidades, puedes hacerlo, mientras más rápido encuentres la forma de usarlos, mejor será.

Sin nada más que agregar, espero tu post, y mucha suerte.


Yknáserüm. ҳ 8:00 pm. ҳ Sargas, Lilith.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] © Source Code


Lilith Du Lioncourt
BURNING NOW I BRING YOU HELL
Hay muchos hombres, muchas personas, haciendo demasiados problemas, y no hay mucho amor alrededor, ¿puedes ver por qué esta es la tierra de la confusión?. Este es el mundo que vivimos y estas son las manos que nos han dado, usemoslas y tratemos de hacer de este un lugar donde valga la pena vivir.
avatar
Lilith Du Lioncourt
Humano
Humano

Mensajes : 299
Fecha de inscripción : 08/05/2013
Edad : 27
Localización : Detrás de ti *creepy smile*

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pasado que no perdona [Quest de Autoperfeccionamiento Sargas]

Mensaje por MiembroNeoWorld el Sáb Jul 13, 2013 11:03 pm

Un día ventajoso, había decidido tomarme el resto de la mañana en completa libertad sin ninguno de mis asquerosos acompañantes humanos que me servían tan files y leales como un perro, era algo estresante para mi convivir demasiado con tales seres, su gran necesidad de conseguir aún más poder era la única que sobrepasa los límites de su degradación como tal. Pasando sin escuchar sus ruegos de que les escuchase y atendiera obligaciones de la misma empresa, yo tan solo me dispuse a irme sin siquiera mirarles.

Ingreso a donde su automóvil yacía, su increíble invención hecha realidad de magnifica estructura de tecnología de los mismos Virus, con un disfraz, el cascaron de un Ferrari de color negro de gran brillo relucía cual nuevo fuese. Su chofer estaba dándole cabida a que entrara para llevarle, más sin decir ni una palabra le cerré la puerta y me incorpore en lugar del conductor ante los ojos de sorpresa de su sirviente. – Se…señor – antes de que pudiera decir algo más, ya había arrancando y salido del estacionamiento, con rumbo desconocido aun.

En el camino, ya sin nadie que me incomode, mi plagio de identidad no era de todo requerido, por lo que volví a ser como yo, un cuerpo bien estructurado, pero la piel de matiz azul, pelo del largo sobre mis hombros de color negro, sobre ello un par de cuernos, solo que uno está roto a la mitad, el lugar de verse mi ojos, presentaba unos lentes de sol rotos, las ropas que me visten, son tan simples comparadas con quien finjo ser para los demás, una camisa sport negra y pantalones cortos de color gris, puestas calcetas largas con algunas rayas de color del pantalón con unos botines negros de aspecto tosco.

Remontando uno de los caminos menos transitados del mundo, el que llevase hasta la ciudad de Yknáserüm, la ciudad prohibida. Eh donde ahí todo comenzó para mí, en alguna parte de mi vida mis primeros orígenes provenían de esa zona, causa que lo convirtió en un lugar completamente desolado y peligroso. Al llegar, el vehículo se quedó en un apartado de un edificio algo estropeado, baje de este y al cerrar la puerta, la vestimenta brillante del automóvil se mimetizo con ese espacio y el trasporte simplemente desapareció de la vista de cualquiera. Comencé avanzar por el desértico lugar y entraba en edificios, mirando a los alrededores ya que la mayoría de los edificios de esa ciudad no era más que naves de los mismos virus que llegaron al planeta y fueron recubiertos como edificaciones para ocultarles. La mayoría de ellas tenían siglos ahí y no funcionaba nada, pero en otras aun había puertos que funcionaban correctamente, por lo que para mí eran muy útiles en busca de información y suministros para sus nuevos planes.

En lo que ingrese en una nueva edificación con las mismas intenciones que todas las demás, pero en esta ocasión me percate de algo diferente sobre el panel central de comando, había una especia de sobre, ya no era tan blanco, estaba comenzando a ponerse algo amarillento debido al tiempo al intemperie que ha tenido ahí. Con algo de curiosidad, siendo que era el único en los alrededores, tome aquel sobre y le eche un vistazo.

Cuál fue mi sorpresa, que estaba dirigido a mí, escrito mi nombre en dialecto de mi propia raza, algo que no había visto hace centurias, por lo que me dispuse a abrirla y así mismo leerla, cada palabra tenía su razón de ser y eran como si se tratara partes de un diario. Algo me decía que nos conocíamos, pero por más que intentara darme alguna idea, no recordaba de quien debía tratarse, el daño causado en mi último enfrentamiento a merced del capitán Nathaniel, al parecer  las heridas que me causo fue más relevante de lo que creía, mis recuerdos ha sido afectados de tal manera, que solo los recuerdos más recientes de los últimos años, era todo lo que tenía.

La interrogante tan grande de descubrir esa parte de mi vida de la cual no tenía ninguna idea al respecto, me llevo a concentrarme sobre la hoja de papel y las letras escritas en él, buscando encontrar la imagen de quien había escrito esto, pero era inútil, solo llegaba a mi mente la imagen borrosa de alguien, no podía distinguir una imagen clara. – ¿puedes escucharme?... ¿dime quién eres? – con aquella imagen en mi mente, mandaba un y otra vez las mismas preguntas, pero simplemente mi conexión no se llevaba a cabo, los estragos causados en el pasado, no me permitían recordar quien era.

Con cierta molestia ante mi condición actual, presione la carta entre mi mano, retorciéndola y metiéndola en mi bolsillo sin nada de cuidado, cuando un ruido proveniente del exterior, la noche ya había caído y entre las luces de los camino vi a un joven de aspecto humano, de larga cabellera dorada como el sol. Por un peculiar interés, me vi inclinando a seguirle por un rato con la mirada, yo sabía que la había visto antes, pero ataba la concordancia. ¿Quién era esa chica?, mas cuestionamiento acerca de una aparición misteriosa para mí, por lo que vi prudente hacer acto de presencia.

Di la vuelta y Salí del edificio en donde me encontraba, mas al pasar por el lumbral de la puerta de salida, nuevamente mi aspecto cambio, aun aunque había logrado tomar una personalidad para pasar desapercibido en el planeta, no planeaba revelarlo ante una posible enemiga. La imagen de un chico, de aspecto más joven pero desaliñado, pelo corto y algo alborotado, sin camisa pero con tatuajes en sus brazos, hombros y parte de peto, solo llevando unos pantalones muy holgados que eran apresados con un cinturón blanco que estaba anudado al frente, sobre salía de este, vendajes que recubrían gran parte de su torso, llevando en sus pies unas simple sandalias, sobre su hombro descasaba una capa roja con diseños de flamas en el extremo final algo desgastada y deteriorada por lo que parecía haber estado en grandes batallas. Realmente lucia como un trotamundos que por mera coincidencia avía llegado ahí, al menos esa era la idea que debía implantar en aquella chica la cual aborda más adelante, al posarse sobre una pila de escombros. – ¿Qué hace una chica tan linda como tú en un sitio como este? – la mire, sonriendo ampliamente a pesar de las intenciones algo coquetas en mis palabras, ya que una vez que tuviera contacto visual conmigo podría sumergirme en sus pensamientos y averiguar más de lo que ella tendría que decirme


Apariencia prestada para el post:
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

MiembroNeoWorld
Miembro del foro

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 03/07/2013
Edad : 28
Localización : Mexico, DF

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.